lunes, 26 de diciembre de 2016

Ante el hombre y su ausencia, por @novomedinilla

La baja calidad de las fotografías se debe a que están escaneadas directamente de una revista de hace 30 años. El texto es una entrevista que me hicieron vía teléfono con la Revista Arte Fotográfico, en Octubre de 1986 y salió publicado en el número 419 en Noviembre de 1986, tras ganar el Premio de Honor a la mejor fotografía, concurso nacional organizado por la misma Revista.


De profesión Enfermero, su contacto con la gente le proporciona momentos de estudio envidiables de su psicología, de sus maneras o modos de comportarse. Ello se demuestra en algunas de sus fotografías, como por ejemplo la de las ancianas en la Residencia, donde el dramatismo de la escena confiere un interés a la composición de tal fuerza, con acierto en todos sus elementos, que causa una profunda impresión en el contemplador de la obra.


Se trata una vez más , el mayor peso de su significado, que no mensaje,  recae en la presencia de las tres ancianas, avejentadas por el implacable paso del tiempo, lo que viene a corroborar el impacto visual que posee el elemento humano, tratado con acierto.
Antonio Novo lleva unos años dedicándose a la fotografía. Le interesó en un principio como una simple distracción, pero ya desde hace un año, se ha convertido en su principal afición, a la que dedica buena parte de su tiempo de ocio. Cuando realiza la fotografía premiada, lo hace libremente, sin ningún tipo de influencia estética ajena a él. 


Fotografía Premiada
Sin embargo Antonio Novo se aprecia tal vez inconsciente, según él, de la escuela Norteamericana, con tratamientos desusados de la composición. La cámara "corta" la realidad y la recoge arbitrariamente. Incluso la inobservancia de las reglas clásicas en la composición del paisaje puede ser producto de esa misma escuela.
Sin embargo, Antonio Novo juega con la presencia y la ausencia del elemento humano. Recurre a él, en ocasiones, como si de un objeto se tratara, objetivándolo, cosificandolo. Su mejor empleo pueden ser las fotografías con fondo de ladrillos. En una de ellas , el elemento principal es una simple botella (no publicada, por publicidad); en la otra, por el contrario, es una mujer, pero su función visual es exactamente la misma que la de la botella.


En otras ocasiones, Antonio Novo - continuando con esa utilización personal del elemento humano - lo recoge, indefinido, mediante bajas velocidades de obturación. O, simplemente, no lo recoge. Prescinde de él y muestra, de manera exclusiva, el entorno en el que se mueve, recordado, mutilado.
Antonio Novo se ha comprometido con la fotografía y, aunque aún no tiene definido su estilo completamente, interés no le falta para hacerlo.



Todas las fotografías están reveladas por el sistema químico en los años 1983 y 1984. Todo el proceso realizado por el autor. En la revista hay publicadas muchas más fotografías pero me he quedado con las primeras para no eternizar el artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario