martes, 29 de noviembre de 2016

Más de 140. Cita nº63



No necesito ver caer agua para saber que estamos anclados en medio de una tormenta y con el líquido elemento hasta el cuello, y que por motivos que se salen de la comprensión de andar por casa, no interesa salvar esta situación. Si acaso todo esto no fuera cierto, cada actor interpreta su papel a la perfección.




Los disparates de la política en este país son ya tan soeces que hace años luz que sobrepasamos la delgada línea del ridículo para caer en lo patético. Aquellos que osan llamarse políticos no soportarían el más nimio de los análisis, descalificandose a las primeras de cambio. La esperanza que con tanta vehemencia intentan inyectar en la sociedad, es tan efímera que a la mayoría ni tan siquiera nos dan argumentos que nos permita adivinar una vía de escape.







No pretendo ser pesimista, si no más bien realista, el muro que construyó la “banda del 78” se me antoja en estos momentos infranqueable. Las pocas ideas que se ponen en marcha parten del error de seguir creando partidos políticos, precisamente cuando ellos son el caldo de cultivo ideal para que la enfermedad siga fluyendo por todo el entramado socio-económico de nuestro país.
Por poner algún ejemplo:










La solución la tenemos delante y gente preparada para ponerla en marcha, claro está que todo confluye en el problema central y este no es otro que la perdida de privilegios de toda la #casta, pero no olvidemos que ellos son aproximadamente 450.000 y este país lo habitan 47 millones personas.

Buscando un símil fotográfico en el que, el país seria la cámara, esta gozaría de mucha más estabilidad colocada en un trípode con sus tres patas bien diferenciadas, que colocándola sobre un unípode donde si dejas de llevarla de la mano caería al  suelo de inmediato. El que quiera entender que entienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario