domingo, 6 de diciembre de 2015

Explicando un tuit.

           En el siguiente post, voy a intentar explicar un tuit según me pide un amigo, tuit que colgué el día 3 de este mes. Es el siguiente:


       El mencionado tuit esta inspirado y escrito sobre la marcha, mientras escuchaba una conversación entre Gabriel Albiac y Antonio Garcia-Trevijano, que versaba sobre el ridículo del Tribunal Constitucional, con lo acaecido en el Parlamento de Cataluña.

            Paso a contextualizar el mencionado mensaje y ser lo más breve y claro posible:
            Todo puede comenzar por el dislate de nuestro gobierno, encargando el trabajo de juzgar el tema de la declaración de independencia por parte de Cataluña, al Tribunal Constitucional.

            El Presidente del Gobierno inconcebiblemente acude al Tribunal Constitucional para resolver un asunto, que todo el mundo del derecho sabe que es un delito continuado de sedición. Cuando debería acudir al Código Penal. Toda una extravagancia.

           Lo que esta en juego es un delito, entonces que pinta el TC persiguiendo un delito. El TC no es una instancia jurisdiccional, no corresponde al ámbito del poder judicial, si alguien comete un delito se las tiene que ver con él, su instancia jurisdiccional correspondiente, el poder judicial.

             Para la autoridad y parlamentarios tenemos al Tribunal Superior de Justicia Catalan para encargarse directamente por la vía penal.

             No se entiende porque no han querido utilizar la vía del derecho penal. ¿No lo han echo por falta de confianza, ya que se tenia que juzgar en Cataluña?.  Habria una mayoría de magistrados que juzgarían a Mas y toda la cúpula de la Generalitat, de un articulo grave cuyo dictamen es solo la privación de libertad inmediata a todos.

           Si no te fías de los magistrados se aplica el estado de excepción (que no es más que un mecanismo de protección democrático de situaciones críticas) al día siguiente, por el cambio de clima, ósea, ya se sabe quien manda, la postura de los magistrados sería totalmente distinta. 

           Esta falta de confianza es una auténtica atrocidad y una de las cosas más graves que pueden ocurrirle a un país, la falta de libertad del Poder Judicial. Y esto es la negación absoluta del Estado de Derecho.

2 comentarios:

  1. Que sea el enemigo y sus abogados quienes peregrinen penosamente por los triburrales de justicia

    ResponderEliminar
  2. Gracias Felix, esperemos poderlo ver alguna vez.

    ResponderEliminar