jueves, 27 de agosto de 2015

Nº126. Más de 140 El Poder.

          De la propia discrepancia del pensamiento, surgen a menudo disyuntivas ideológicas que nos llevan al punto de no retorno. Creando conflictos artificiales, provocados a su vez por los instigadores de la fragmentación social, que nos lleva indefectiblemente al dicho: "A río revuelto, ganancia de pescadores". 

         El sendero de muerte, inoculado en nuestro ADN por los que mandan y seguirán mandando, es nuestro que hacer diario, para que no crezca la hierba en él. De esta forma se aseguran que generaciones venideras no se desviarán del plan trazado, para su existencia, en un plano que ni alcanzamos a imaginar, por los constructores de nuestra propia mediocridad.


          Solo nos queda la imaginación, a la que no se le puede encerrar, ni poner límites, pero es muy triste que nuestra única válvula de escape sea soñar. Pero soñar en que, acaso sabemos que hay más allá de nuestra reducida parcela de vida. Para mayor desgracia, muchos creen haber encontrado la felicidad, que no es más que otra cápsula prefabricada e insertada en nuestro subconsciente, al que de vez en cuando nos dejan dan rienda suelta.


          Quizás sea mejor no pensar e interpretar el papel que nos ha tocado en el reparto, tal vez de esta manera seamos capaces de sobrevivir a la locura. Resumiendo, vivir por vivir y asistir impasibles al correr del tiempo sin metas ni futuro.

          Muévete y asómate al balcón, pero cuidado, verás una realidad que nunca será tuya y vuelta a la discrepancia del pensamiento, ese es el círculo de nuestro molino, empuja y calla.




9 comentarios:

  1. Tenía un buen amigo, mecánico con alma de artista y de mente muy sabia, cuyos hobbys eran restaurar coches antiguos (por ejemplo un Renault de 1908) y leer. En horas bajas, un día, me dijo, "Félix, creo que, tal y como está el mundo, la felicidad sólo está al alcance del imbécil."
    Este amigo hace años que falleció, yo aún no me había jubilado, y todavía recordaré su sabiduría autodidacta, que le llevó a saber bastante inglés y alemán como para entender los catálogos originales de los coches que restauraba.
    Tengo idea de dedicarle un capítulo en mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios, me alientan a seguir en el camino.

      Eliminar
  2. La primera foto, dos preciosas fotos por cierto, se me antoja que tiene un aire como Daliniano. Quizá me equivoco...

    ResponderEliminar
  3. Imposible imaginar cómo será el próximo artículo por la belleza de éste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maestro, intento que los jóvenes aprendan por experiencia ajena, cosa casi imposible. Pero cuanto cambiaría la historia si abrieran los ojos.

      Eliminar
  4. Antonio, hace tiempo que me di cuenta de que aquellos pequeňin caprichos o aficiones, son las que consiguen que uno siga.
    Música, belleza en cualquiera de sus formas, una buena película o serie etc.
    A los políticos como títeres del poder económico, ¡qué les den! ✌

    ResponderEliminar
  5. La felicidad se alcanza a nivel individual, cada cual busca y se construye la suya, los políticos no te hacen más o menos feliz, ellos solo te dan un cierto bien estar, tuyo es saberlo administrar

    ResponderEliminar
  6. Una muy buen reflexión, Antonio, y el comentario de Félix, certero.... "la felicidad sólo está al alcance del imbecil", exacto.

    ResponderEliminar
  7. La felicidad individual es imposible si no la compartimos con nuestros seres queridos.

    ResponderEliminar