sábado, 8 de noviembre de 2014

La verdad toda, aqui pocos engaños de @carinho9

La verdad toda, aquí pocos engaños. 


          En éstos días, en este mundo 2.0, donde impera cualquier clase de opiniones, hubo alguien quien me llamó "casta", por advertir sobre lo que nos ha pasado en sólo 15 años a los venezolanos. En mi patria nos han llamado "cúpula podrida", fue el término que usó Chávez para mencionar en forma despectiva a quienes pensaban distinto. 



          Anteriormente, en otros artículos he mencionado aquello de "nos somos iguales", lo que de manera prepotente y necia le dijeron muchos a los cubanos cuando advertían a su vez sobre la desgracia de la llamada "Revolución bonita". Muchos fuimos insultados por ello, repito, nos llamaron ignorantes por disentir, posteriormente nos han dado la razón. Chávez llegó con un discurso diferente. Al inicio mintió, pero pronto planteó lo que quería hacer, y lo hizo. 



                       Hugo Chávez, entrevista 1998 a CNN. 



          En Venezuela existe un régimen dictatorial, donde se hace lo que dicen los Castro con su mando a distancia. Donde al que piensa distinto y es capaz de decirlo puede ser exiliado, preso o sencillamente "desaparece" en el peor de los casos.


        Estas son realidades, nadie me puede decir que no ocurre. Existen los presos políticos, son callados, maltratados... 

          Simonovis y López son solo dos nombres, hay muchos, si les buscan, leen, revisan, pueden contar que son más de 100 venezolanos presos (aproximadamente): http://grupovenezuelareporta.blogspot.com.es/2014/10/la-lista-aproximada-de-presos-politicos.html?spref=tw&m=1

         Venezuela, como Cuba, en su momento no eran lo que son hoy en día. Sí, había una corrupción que se extendió por todos los niveles de cada uno de sus estados, y el "pueblo" reaccionó creyendo en encantadores de serpientes, unos que decían lo que se quería escuchar. Pero ojo, estos encantadores ahora tienen abultadas cuentas en los llamados paraísos fiscales, la verdad toda, aquí pocos engaños. 

          Entonces, esto de igualdad para todos, ¿es sólo para algunos?, para el "pueblo" claro, igualar hacia abajo. ¿Qué tal si les tratamos como ciudadanos?. NO, en estos regímenes ésto no está planteado porque entonces pasarían a pensar, a opinar, a disentir, a dialogar planteando otras opciones, allí, donde se dice lo que piensa el que manda, justo "eso" no está permitido.

Hoy Venezuela vive los días más aciagos de su historia desde 1810. Nunca nadie pensó que pudiéramos llegar a tanto, a la miseria de hasta tener dinero en los bolsillos y suplicar por un medicamento, o un producto de primera necesidad


Sólo por mencionar un poco de nuestra historia: 
               Fuimos un país productor de café, uno de los de mayor calidad del mundo. No se competía en cantidad, no existe el terreno suficiente para ello. Productores del mejor cacao del mundo, dicho por los Suizos y Belgas, desde Chuao, esa pequeña región costera en el centro del país, frente al hermoso mar Caribe. Tenemos un estado que se llamó el "granero de Venezuela", Portuguesa; también una raza propia de ganado, la "Carora", obra de lo que llamaríamos ahora emprendedores. Contábamos con las mejores universidades públicas, siempre públicas, sin desmerecer las privadas. La empresa petrolera, PDVSA, era capaz de competir en calidad de sus profesionales y en su producción. Fuimos los impulsores y creadores de la OPEP, de la mano de Juan Pablo Pérez Alfonso. Nuestro Humberto Fernández Morán fue el creador de la cuchilla de diamante, fundador de la crimicroscopíaentre otras muchas cosas de importancia para la ciencia y para la vida cotidiana... Hemos tenido a intelectuales impresionantes, solo mencionar a Miguel Otero Silva, Andrés Eloy Blanco, Rómulo Gallegos, dos enormes mujeres Lya Imber y Sofía Imber entre otros. 

          Pero quiero detenerme en Arturo Uslar Pietri, quien mencionó aquellas palabras de "sembrar el petróleo". No lo hicimos, quizás deberíamos entonar un enorme y rotundo "mea culpa", de haberlo hecho no tendríamos un pueblo conducido cual corderos a la miseria, sino ciudadanos, quienes aunque existen, son pocos, y van andando en contrasentido. Pero están, tengo la absoluta certeza que están.


          Ahora tenemos un país en quiebra, destruido, y no solo hablo de producción, productividad, esas son palabras perdidas en nuestra historia reciente... (desde 1999 a 2007 se redujo el parque industrial a un 37%). 
Es en lo moral, esa sensación de impotencia, de destrucción de la "esperanza de un país mejor", de sembrar la miseria moral cuando se ha adoctrinado a un pueblo creyendo que con dádivas, sueldos "regalados", becas sin hacer nada por ello, creando "analfabetas funcionales", con eso han creado un "monstruo" que no sabe sus derechos, no son ciudadanos. 
Cuando leo "opiniones" de personas externas, tengo la sensación que para ellos aquella Venezuela de 7 estrellas no existió, que aunque el petróleo fue nacionalizado desde los 70s, pareciera que todo se hubiese reinventado a partir de esa era "Castro-Chavista". 

          Lo que hoy vive España no me es ajeno. Este dejavú constante, día a día es algo que nos tiene consternados a todos los venezolanos que tomamos esta tierra como nuestra segunda patria. Quienes llevamos tiempo en ella hemos sido testigos de diferentes eventos que han ido ocurriendo, de charlas financiadas por el primero MBR200, ahora PSUV, el partido de gobierno... eventos a los que asistía esa izquierda "de vino y caviar", que viva la revolución pero lejos de mi casa, esa que viajaba en primer clase financiada por el dinero de los venezolanos. 


           Han ido sembrando la idea, como una franquicia, y aquellos quienes le han comprado pretenden instalarle completamente en esta tierra. No crean que son inmunes, el caldo de cultivo está, una corrupción que campea por todas las instituciones. 


Sabemos que "el truco" está en que quien defiende esos regímenes habla como uno más del pueblo, que éste le sienta como uno de ellos que puede llegar al gobierno, "refundar" las instituciones, pasa desde el cambio de nombre, símbolos, hasta instalar un sistema que se basa en la dictadura Castrista, que no se aleja mucho del Stalinismo. Donde en determinado momento quienes han sido útiles hoy, son eliminados mañana. 

Vamos a los hechos: 



  • En ésta franquicia, a la española, las palabras cambian un poco, pero no el significado, usan "casta" por "cúpula"...no dudo que si Podemos llegara al poder,esa cúpula sería tratada con desprecio absoluto, para lo cual emplearía otra palabra, similar a aquella que nos englobó como "escuálidos". Pero ojo, "si Podemos llegara al poder", lo haría por vía electoral, para luego instalar ese sistema que conlleva a desmantelar la democracia a través de ella misma. 
  • Se siembra el odio, se divide a la población, se hace ver culpables a quienes tienen aunque sea por su propio esfuerzo, porque ese dinero "debería pertenecernos a todos". 
  • Emplean aquello de hacer del pueblo el discurso que llevan, como si fuera propio, asqueados de la corrupción actual. Indican como lo más importante cambiar la constitución, hacer una constituyente para hacer una carta magna a su imagen. El programa de gobierno se basa en planteamientos ambiguos, ésto justo le daría libertad de acción para llevar a cabo "el suyo propio", ese no revelado, apenas se menciona, está entrelineas. 
  • Después de las elecciones al Parlamento Europeo el discurso fue "pero por ahora no hemos cumplidos nuestros objetivos en la urnas"; cuando Chávez fue arrestado (escondido) tras el fallido golpe militar de 1992, dijo "compañeros, por ahora los objetivos planteados no han sido cumplidos". 
  • Posteriormente, cuando juró en el PE su escaño, Iglesias textualmente dijo "prometo acatar la constitución hasta que los ciudadanos de mi país la cambien", dando por sentado el proceso constituyente. Chávez, cuando llegó a la presidencia fue, palabras más, palabras menos: "Juro sobre esta moribunda constitución...implementaré las transformaciones necesarias para una carta magna adecuada a los nuevos tiempos". 
  • Ambos grupos, los autodenominados "bolivarianos" y éstos que han "asesorado" a aquellos, mencionan en cada discurso las votaciones, como si ello fuera la panacea para resolver todos los problemas que actualmente tenemos, se basan en "no elige el que vota sino el que cuenta los votos (Stalin)". En Venezuela los cuentan con el mando desde la Cuba de los Castro... en España deseo y espero no ver que ocurriría. 



Como les dije antes, la verdad toda, aquí pocos engaños.



           Pero hay alternativas, sé que las hay. Están quienes muestran un camino distinto, nada fácil, pero mucho más seguro hacia una democracia donde estemos todos.

            Nada mejor que oír lo que queremos escuchar, donde los culpables son otros y no tener que asumir que nosotros también formamos parte del problema.
                 Tenemos que conocer nuestros fallos, que nuestros mecanismos de control no han funcionado. Pero aún estamos a tiempo. Y si nos revisamos internamente, si evaluamos lo que realmente dicta nuestra consciencia sabremos el camino que hemos de tomar. 

                Si, es complejo, lleno de piedras, curvas, esfuerzo, pero que se entienda, para ser mejores debe haber un esfuerzo personal y colectivo. Y ese discurso no es el que quisiéramos comprar, porque implica sacrificios. 

         Ese discurso no está en los medios, porque vende menos... pero está, no lo desechemos ni dejemos de seguirle. Es el de verdad. 


                    Gloria Álvarez, Parlamento Iberoamericano. 





Estoy segura que muchos como yo queremos un país donde los ciudadanos conozcan sus derechos y sus deberes, donde los políticos y quienes ejerzan cargos de gobierno entiendan que son nuestros empleados, y que deben rendir cuentas por ello. 


Yo quiero un país normal. Es complicado pero no imposible... Un país donde deba respetar la opinión del otro, y más aun, le defienda como nadie, porque también se ha de respetar la mía. Ese país puede existir, y no dudemos que esta España puede serlo. 

Ahora mismo la pregunta va andando de mesa en mesa, la pelota está en nuestro campo. Tiene un coste, pero también frutos a mediano y largo plazo, los más dulces, un país de verdad... Entonces, ¿qué elegimos? ser pueblo o ciudadanos... 
Creo que estamos más que claros, somos nosotros quienes decidimos nuestro futuro



       AUTORA: Carolina Rodriguez @carino9

No hay comentarios:

Publicar un comentario