lunes, 8 de septiembre de 2014

Más de 140. Cita nº97

    
            La lectura del post de nuestro compañero de #RED @jsobrevive titulado  "Hay gente que no se entera de nada" , me hace pensar que todo lo que esta sucediendo no es más que la deriva de un plan en un principio hilvanado por la banda del '78 y que sus sucesores han sabido ejecutar a la perfección.
      Con una progresiva catetización ciudadana hasta el punto de su domesticación y fe ciega ante cualquier orden dada, bien directamente en las sedes o a través de sus cómplices, que no son otros que los medios de comunicación en número cada vez más creciente.
            Teniendo el pueblo, en un número suficiente de casos, como única meta la litrona y el cigarrillo de las 12 de la mañana, no antes porque es madrugar, y mientras exista un gobierno que le suministre el "rancho" a costo 0 se aseguran en gran medida la calma social.


             Esto es un fiel reflejo por ejemplo de mi autonomía, donde gran parte de su población vive zombificada por un Partido al que hemos entronizado per sécula seculórum. Y que han sabido despertar y mantener viva la desafección por lo que es nuestro país como nadie, no dejando cicatrizar las heridas sufridas tras una devastadora guerra, que por cierto terminó hace 75 años. Pero si la mencionada herida la dejas abierta, utilizándola de caldo de cultivo, pues lo único que te queda por recoger son las encuestas de las que nos habla nuestro compañero en su post.
              Y es deber de todos defender lo que por historia es nuestro, porque cuando entren en casa de uno, lo están haciendo en la de todos. Esta sociedad debe tenerlo muy claro, ya que los únicos que tienen asegurado el futuro son los que tienen cuentas en paraísos fiscales. Nosotros ciudadanos de a píe y jubilados seremos carne de cañón.



                También explicaría todo esto la proliferación de nuevos Partidos, por si queda algo que rebañar en el plato, para cuando tengan que salir corriendo como alma que se lleva el diablo. Pero mientras tanto haciendo un daño irreparable a corto plazo en la sociedad, que están desmontando desde sus cimientos.



              Nuestras defensas han sido mermadas escandalosamente estos últimos decenios y vilipendiarlas se esta convirtiendo en deporte nacional, es la delgada línea que nos separa de los ejércitos terroristas muy superiores en número y en calidad del material de defensa.



                      Guiados por un afán desmedido de reconquista por su Al-Andalus querido, ósea toda la Península Ibérica, es un peligro que ignoramos continuamente sin darle la más mínima consideración.  Pero nada, nosotros con un pírrico 16% nos encontramos con el derecho de exigir garantías de estabilidad. 



                  No me imagino a la progresía y tanto tertuliano con un fusil en las manos, cuando lo que mejor saben es saltar de la cuatro a la sexta y viceversa. Para entonces el bienestar social tan cacareado nos lo tendremos que buscar bajo los escombros, con el enemigo a las puertas y nuestro distinguido cuerpo de héroes saliendo por la otra caminito de Suiza. Un cuadro muy triste, pero si alguno sabe pintarlo mejor que lo haga, por lo menos para tranquilidad de los que estamos en el 16%.
                           

5 comentarios:

  1. Perfecto post Antonio, ni una coma que añadir. Muchas gracias por la mención.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y qué esperaba usted? ¿A Pedro Sánchez, Monedero o a Rajoy liderando algo que no sea el mensaje inocuo y estúpido? Respecto al Islam: a los radicales hay que combatirlos. A ver si nos vamos dejando de tonterías y Alianzas de Civilizaciones y entendemos que esto está igual que antes de la Segunda Guerra Mundial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Alex exactamente en ese punto estamos y para 4 días que vivimos, lo que necesitamos es tranquilidad. Mucho arte y mucha música.

      Eliminar
  3. Quien siembra tormentas, recoge tempestades, querido amigo. ¿Acaso cabía esperarse otro resultado con el desastroso régimen político que nos azota, la partitocracia?
    Si concedes aun grupo de personas (a los de los partidos) la potestad de elegir a quienes han de redactar las reglas del juego de nuestra sociedad (el legislativo), a través de unas listas cerradas dignas de toda repulsa; a quienes han de administrar los intereses generales (el ejecutivo); y a las cúpulas de quienes tienen que aplicar las leyes que se promulguen (el judicial), ¿acaso crees que existe alguna persona suficientemente honrada como para pertenecer a ese selecto grupo y no se corrompa?
    El PCE fue la esperanza de los españoles para salir del franquismo y hoy, ahí los tienes, sentados a la derecha del padre (Valderas en la Junta corrupta de Andalucía).
    Me temo que tenemos pendiente la guerra que hubiera hecho falta para liquidar el franquismo, o que nos hemos dejado arrebatar la ejemplar transición de que fuimos capaces en los setenta.

    ResponderEliminar