domingo, 20 de julio de 2014

¡CON LO FEA QUE ES!



Las feas son, por lo general, criaturas amabilísimas. Sin embargo, hay muchas señoras que no aceptan la más mínima comparación con doncellas menos agraciadas.Carmen Castilla, secretaría general de UGT- Andalucía, es una de estas féminas. Al menos eso es lo que se desprende de la conversación  con Francisco Fernández. Diálogo pinchado por la Benemérita en el seno de la investigación en el caso de las facturas falsas. En esa charla el sindicalista reconoce su corresponsabilidad en el escándalo que ha venido a demostrar un secreto a voces: La Junta de Andalucía tiene tres patas; UGT, PSOE y gobierno regional que aplican, y con esmero, el latrocinio institucionalizado.
 El coloquio entre ambos deja a su vez una perla para la posteridad: “Sabes que ponía la prensa que soy Susana Día ¡ tiene cojones! con lo fea que es”.  El compañero no tardó en responderle a Doña Carmen que” le ganaba en todo”. Ya vemos como un varón que está tragando quina por el rapapolvo que está recibiendo al saberse descubierto, sigue pensando con lo que tiene entre las piernas. Se puede concluir que los hombres no tenemos solución alguna.
Si el Yin y Yang son dos conceptos del taoísmo que exponen la dualidad de todo lo existente en el universo, Andalucía, que existe en una dimensión paralela, aplica el Yin y el Ñam porque no hay presupuesto, subvención o ayuda que no se zampen los de la secta del capullo. Es obvio que la realidad andaluza dista mucho de ser ideal y anacarada como nos quiere hacer ver Canal Sur. Tampoco hay que  ser un licenciado en óptica, ni de lejos,  para darnos cuenta de que la tafia del sur es un inmenso circo al aire libre donde se aplican delirantes apotemas, a cual más loquinario.
Volvamos, en cualquier caso, al tema de la fealdad de Susana señalada por la guapa líder sindical  por la que suspiro más de uno. Doña Carmen se molestó por una comparativa relacionada por su belleza. No le importó que el personal la señalara como mujer de pocas luces. Ni siquiera se inmutó por la equiparación a otros ladrones de su organización. A ella le dolió que la igualaran  con esa presidenta que más que mujer, parece sacada de alguna cuadra de Jerez. En realidad, no pienso que los periodistas que asemejaron a ambas señoras tuvieran la belleza en la mente. Creo que todo respondía a un intento de reflejar que ambas habían llegado a lo más alto de forma meteórica. Nada más y nada menos.
Todo el asunto del mosqueo de Carmen Castilla me recuerda que en este país hay gente muy puntillosa. La mayoría no tolera la más mínima crítica. El español aspira siempre al halago y al fervor más absoluto. La supresión de todo posible vituperio representa una inmensa cucaña. El otro día, sin ir más lejos, una señorita que se gana la vida escribiendo sobre los libros de los demás, criticaba mi novela diciendo que era demasiado divertida y no la recomendaba. Acepto gustoso el criterio.
Finalmente el affaire Castilla me ha hecho recordar aquella historia de un hombre que llega a una farmacia y dice:

           - Una caja de preservativos por favor.
           - Aquí tiene. ¿Quiere usted una bolsa? 
           - No gracias, la de hoy no es tan fea.

 ¡Que se queda tranquila Doña Carmen, nos gustan todas! Lo que no sé si los caballeros sólo se fijan sólo en la belleza de las señoras para asuntos más serios. Sin embargo, tener relaciones con mujeres que son responsables de que en Andalucía haya niños pasando hambre y un paro africano, se me antoja insufrible por muy guapa y por muy buenos muslos mordisqueables que tenga la señora en cuestión. Sobre todo cuando a todos nos sobra demasiado mes al final del sueldo por culpa de esas mismas mujeres.

2 comentarios:

  1. Asombroso lo de Amdalucía. Menudo erial se ha convertido. En fin: cierto reflejo de esa España del Lazarillo de Tormes. Qué buen vasallo sería si tuviese buen señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar