martes, 21 de mayo de 2013

LA INICIATIVA #pirámidetwitter PARA UN #ProcesoConstituyente



19 MAYO, 2013
                                                                                                                      


 El diario El País proyecta los datos de una encuesta actual de intención de voto realizada por Metroscopia a un hipotético Parlamento compuesto por los resultados de la misma. La conclusión es demoledora para los partidos hegemónicos, pues perderían entre el 18% y el 25% de sus escaños a favor de otros partidos. Pero, además, no se puede olvidar que el porcentaje de votos que perdería el partido mayoritario (PP) es mucho mayor que el porcentaje de escaños, pues la suma de la circunscripción provincial y la Ley D´Hont, incluida su barrera de entrada del 3%, le beneficia exageradamente mientras sigue generando un sesgo muy importante a los pequeños partidos.
 La pérdida de apoyo popular del PP no es del 25% sino del 35,8%, es decir, más de la tercera parte de su electorado. No ocurre así en el PSOE, que al estar ya inmerso en pleno proceso de “sorpasso” por parte otros partidos de izquierda, su porcentaje de voto es ya mayor que su reflejo en escaños, como le ocurre al resto de los partidos no hegemónicos. Pero todavía tenemos que añadir un dato más, que en este caso no tiene naturaleza aritmética sino psicológica. El recurso al voto útil hace que muchas personas todavía se decanten por los partidos hegemónicos pensando que votar en pequeñas provincias a partidos minoritarios sin posibilidades de obtener escaño es tirar su voto al cubo de la basura electoral. No en vano, los partidos hegemónicos realizan durante todas las campañas electorales una brutal propaganda a favor del voto útil. Por algo será.
Pues bien, el análisis que realizo es el siguiente: con estos datos de intención de voto, cuya tendencia a abandonar a los partidos hegemónicos no se reducirá sino todo lo contrario en los próximos meses/años, nos podemos encontrar en las elecciones europeas de junio del año que viene (2014) ante un escenario completamente diferente al de los últimos veinticinco años y ante una oportunidad única para quienes deseamos que este sistema de eterna alternancia entre dos partidos que sólo representan al Estado y a sus cúpulas sea transformado definitivamente. El régimen electoral para las elecciones europeas no está basado en las circunscripciones provinciales que tanto daño hacen a los partidos pequeños, pues sólo hay una circunscripción, y ésta, lógicamente, es nacional. Además, no está regido por la Ley D´Hont sino por otra de proporcionalidad pura, dando pábulo al eslogan del 15M (que yo critico por razones en las que ahora no me puedo entretener) de “un hombre un voto”. Si , finalmente, tenemos en cuenta que en las únicas elecciones en las que la propaganda del sistema acerca del voto útil tiene muchos menos efectos sobre la psicología colectiva es precisamente en aquellas en las que lo que se dirime es el envío de unas cuantas personas a la lejana Europa, es obvio que la ocasión de junio de 2014 para derribar por las urnas el sistema que despreciamos se convierte en única.
Pero todavía lo es más para una candidatura de centro derecha liberal que plantee una verdadera alternativa al modelo que defiende el Partido Popular. El PP hoy es el único partido que todavía disfruta del blindaje electoral, pues acabamos de ver que el PSOE ya no disfruta de él -su número de votos y sus escaños tienen correlación porcentual.
Esto implica que si surge una plataforma cívica que apoye una lista ciudadana que en su programa anteponga la reforma integral del sistema político español contando con la participación de los ciudadanos, si no con su protagonismo, y plantee soluciones, ante un más que posible proceso constituyente, que abunden en la necesidad de un Estado más pequeño, una Sociedad civil más vigorosa, una reducción de los impuestos, pero sobre todo, una nueva ley electoral, una verdadera separación de poderes y una consulta ciudadana sobre el modelo y la forma del Estado español, posicionándose de antemano en cada una de ellas, las posibilidades de dar el “sorpasso” al PP en las europeas y destruir el mito del voto útil para colocar un año más tarde en el Parlamento español a veinte o treinta nuevos diputados cuyo objetivo primordial sea la reforma del sistema, son tan grandes como necesaria es su existencia.
No es una utopía, es algo que quienes llevamos muchos años soñando con un cambio de régimen ya sentimos que rozamos con los dedos. No soy en absoluto partidario del sistema proporcional de listas, pues creo que no puede haber representación del elector sin la figura del diputado de distrito y la revocatoria online de mandato. Pero también soy consciente de que el único hueco que ha dejado abierto este sistema blindado desde la Transición ha sido la proporcionalidad y el distrito nacional de las elecciones europeas. Quizá el tiempo haría del blindaje del PP lo que ya ha hecho con el PSOE, pero creo que no nos merecemos tan larga espera, habida cuenta de los trágicos momentos que vivimos. Lo tenemos al alcance de la mano, lo rozamos con los dedos. Sólo hace falta un poco de grandeza a la hora de apoyar una candidatura seria, capaz, comprometida y que merezca confianza. ¿La tendremos? ¿seremos capaces de renunciar a los personalismos en pos de una idea nacional, liberal y democrática?
En eso consiste la iniciativa #pirámidetwitter. En recabar voluntarios para comprometidos con la idea de cambiar el sistema político español a través de un #ProcesoConstituyente que cuente desde el inicio con los ciudadanos, que provoque el debate y la deliberación y que termine en una gran consulta popular para elegir a quien redacten una nueva constitución en España.



Autor: Lorenzo Abadía.
Twitter: @lorenzoabadia

No hay comentarios:

Publicar un comentario