miércoles, 1 de mayo de 2013

EL DÍA 1 DE MAYO, DÍA DE LOS SINDICATOS


El día del trabajador, el día que todos los sindicatos y partidos de izquierdas, abanderan  como suyo, pensándose que tienen derecho a ello, por ser el único día del año que trabajan algo, aparte de huelgas concertadas por interés con partidos de izquierdas, sin pensar en lo mas mínimo en aquellos si han trabajado muchos años o están trabajando, salvo por la participación que puedan dar a sus manifestaciones, para engrosar encuestas de números de participantes.

Y el día 2, el olvido del trabajador, es inevitable aunque indigno, porque gracias al trabajador estos comen todo el año y viven como los capitalistas a los que tanto acosan en sus discursos. Un olvido despiadado, mezquino, ya no les servimos, ya hasta el próximo día 1 de Mayo o huelga General, no nos necesitan salvo para cobrar cuotas de aquellos que como un obligación hacía su ideología se ven obligados a pagar, preludio del desengaño mayor, que se llevan cuando por primera vez los necesitan de verdad.

Desengaños, que cuando vemos el derroche del dinero público que hacen, derroche a lo grande, estilo de los golfos que habitan los Clubs de carretera nocturnos y Marisquerías de reunión de chulos y macarras, lugares donde poder, sin vergüenza alguna , mostrar un Rolex de oro o invitar a mariscadas ,nos transforman la cara, quedándosenos, como la del niño con hambre que mira el escaparate de la pastelería.

Los sindicatos son necesarios, pero no estos que los dirigen, que se han aposentado en sus direcciones, viviendo del cuento de subvenciones,  hurtos de ERES y tráfico de influencias laborarles, por eso deberíamos hacer el pensamiento general, de que existan y subsistan por medios propios, que se lo ganen, como cualquier trabajador, cuyo día 1 de Mayo, hasta hoy, celebran, manchando el honor de tan digna palabra, Trabajador.


Por  Ildefonso Álvarez, miembro de la Red de Blogs Comprometidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario